MEDICAMENTOS


Su médico le recomendará, como primer tratamiento, una serie de medicamentos orales para aliviar su dolor de espalda.

Debido a que cada persona responde diferente a cada medicamento, su médico podrá intentar aliviar su dolor con una variedad de fármacos y dosis diferentes. Los medicamentos incluyen a los que son de venta libre como el acetaminofén, la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroides (como naproxeno o ibuprofeno), hasta medicamos de prescripción médica como los opiáceos. Muchas veces se prescribirán medicamentos psiquiátricos además de los analgésicos.

El objetivo del tratamiento del dolor crónico de espalda con medicamentos es garantizar que esté recibiendo el beneficio máximo y la mayor reducción del dolor con la menor cantidad de medicamentos necesarios. También es importante que tome los medicamentos exactamente como se prescribieron, y que no consuma más de los que se le indicaron.

Antiinflamatorios no esteroideos (AINES)

Este grupo de medicamentos incluyen fármacos de venta libre como la aspirina, ibuprofeno y naproxeno, entre otros. Estos medicamentos tienen un efecto analgésico potente, y usted podrá tomarlos por periodos prolongados de tiempo sin tener que preocuparse por su toxicidad o el desarrollo de farmacodependencia.

Los AINES son muy efectivos para reducir el dolor asociado con artritis espinal, inflamación y otras condiciones, y son usados frecuentemente para ayudar a reducir el dolor y la inflamación para que pueda comenzar con sus actividades de rehabilitación (como la fisioterapia), los cuales de otro modo serían imposibles de sobrellevar

Tratamiento con opiáceos

El uso de medicamentos opiáceos para tratar los dolores de espalda es ampliamente rechazado por diversas razones, incluyendo el potencial de toxicidad en el cuerpo, dependencia física y psicológica, o por el desarrollo de farmacodependencia. Sin embargo, existen algunos pacientes con dolor crónico no relacionado con el cáncer (incluyendo la espalda baja) que pueden experimentar alivio a través del tratamiento con opiáceos sin que hayan desarrollado ninguna toxicidad o dependencia psicológica.

En cualquier caso, los opiáceos deberán de utilizarse únicamente cuando las demás terapias no quirúrgicas no proporcionen un adecuado manejo del dolor, y únicamente funcionan a corto plazo. Usted deberá de conocer los efectos secundarios de este tipo de medicamentos y, en caso de que decida comenzar un tratamiento con este tipo de medicamentos, se recomienda ampliamente que permanezca en contacto directo con su médico. De hecho, su médico le insistirá en revisarlo frecuentemente y solicitará que programe visitas mensuales de seguimiento.

Por otro lado, el tratamiento farmacodirigido es una opción que libera medicamentos analgésicos directamente al flujo sanguíneo en la médula espinal. Esto puede resultar en un alivio más efectivo del dolor con menos efectos secundarios que los medicamentos orales, el cual se absorbe a través de su sistema circulatorio.

Medicamentos psiquiátricos

El dolor se caracteriza por ser un fenómeno multidimensional, lo que significa que afecta a diversos sistemas en el cuerpo. Al día de hoy existe muy poca información sobre el mecanismo básico que causa o mantiene el componente sensorial del dolor después de haber daño tisular. Tampoco existe mucha información sobre las respuestas individuales de cada persona hacia el manejo del dolor. Esto aplica particularmente al dolor crónico.

Los medicamentos psiquiátricos no son para todas las personas que presentan dolor crónico de espalda. Su médico deberá de tener un entendimiento muy claro sobre la causa raíz de su dolor, con el objetivo de decidir si dicho dolor será aliviado a través del uso de medicamentos. Además, cualquier desorden psiquiátrico que pueda ocasionar el dolor como la depresión, deberá de ser diagnosticado correctamente para que los síntomas puedan ser identificados y tratados como corresponde.

Considere que los medicamentos psiquiátricos son un elemento adicional, y no sustituyen un plan integral de tratamiento para atacar o reducir el dolor de espalda crónico. Como parte de su tratamiento, su médico deberá de incluir sesiones educativas, terapia física, evaluación del comportamiento y un análisis sobre los roles ocupacionales de su entorno familiar. Finalmente, se necesita un seguimiento atento y constante para supervisar su progreso, determinar los síntomas recurrentes y discutir si este tipo específico de tratamientos está siendo efectivo.

Referencias
Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa. Chiropractic: An Introduction. Acceso: abril, 2014.

Accesos Rápidos 

Autoevaluación
Comunidad
Diario de Dolor
Guía de Discución
Historia Pacientes
¿Médico Correcto?