LESIONES Y TRAUMA


Los accidentes que consecuentemente causen lesiones o traumas pueden pasarle a cualquiera.

La comprensión sobre la causa y el origen de su dolor puede ayudarle a tomar acciones que le permitan recuperarse.

Las lesiones en la espalda pueden ser causadas por múltiples situaciones, como torceduras que sanaron más rápido de lo normal hasta lesiones permanentes que causan dolor crónico y severo.

Desgarres y Contracturas

¿Qué son los desgarres y los esguinces?

El dolor que se siente después de un día difícil en el trabajo, un movimiento repentino o cualquier lesión pueden deberse a un desgarre o un esguince de los músculos y ligamentos. La mayor parte del impacto se asocia con doblar, torcer y levantar objetos pesados se concentra en ¿Qué son los desgarres y los esguinces?

El dolor que se siente después de un día difícil en el trabajo, un movimiento repentino o cualquier lesión pueden deberse a un desgarre o una contractura de los músculos y ligamentos. La mayor parte del impacto asociado con doblar, torcer y levantar objetos pesados se concentra en la parte inferior de la columna vertebral, pues esta parte de la espalda es especialmente susceptible a lesiones, especialmente en personas con músculos débiles resultantes de un estilo de vida sedentario.

¿Cómo ocurren los desgarres y las contracturas?

Un desgarre muscular generalmente ocurre cuando los músculos que rodean a la columna se estiran demasiado, levantan mucho peso o se mueven de tal forma que causan pequeños desgarramientos en los mismos. Como consecuencia de éste desgarre en los músculos y ligamentos, ocurre un sangrado a nivel microscópico que se vacía en el músculo, lo que resulta en inflamación y espasmos musculares dolorosos. Muchas veces existe sensibilidad al tacto en los músculos que han sufrido estas lesiones. Tanto el dolor como los espasmos son la manera en la que el cuerpo le indica que existe una lesión muscular, y que ésta necesita atenderse para continuar utilizando dicho músculo.  Por lo tanto, usted deberá  evitar utilizar estos músculos lesionados durante la fase de dolor agudo, y deberá seguir recomendaciones de recuperación tales como descanso, la aplicación de compresas frías y/o calientes o posiblemente dar un masaje leve para ayudar a detener los espasmos.

El daño real que recibe al presentarse un desgarre en la espalda puede variar ampliamente. Los músculos que en los que se apoya la columna vertebral y hacen que ésta se mueva pueden sufrir lesiones; los ligamentos que unen a los cuerpos vertebrales o que encapsulan fuertemente las articulaciones facetarias pueden presentar una torcedura parcial o un leve caso de hernia discal, lo que podría ser la causa del dolor. En cualquiera que sea el caso, el cuerpo humano es capaz de sanar por sí solo, y se puede evitar la cirugía si se sigue el tratamiento adecuado.

¿Cuál es el tratamiento de los desgarres y las contracturas?

Los desgarres en la espalda y los espasmos musculares son muy comunes y, desafortunadamente, no existe una cura inmediata para este tipo de lesión. Sin embargo, usted puede tratar la mayoría de estos desgarres en la espada de manera efectiva utilizando medicamentos antiinflamatorios, un breve periodo de descanso, aplicación de hielo en las etapas iniciales y el regreso gradual a las actividades cotidianas. Los programas de rehabilitación física que incluyan ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos también pueden ayudarle a sanar, y también le indicarán como evitar este tipo de lesiones en el futuro. También puede recibir tratamiento terapéutico a través de las máquinas de TENS (neuroestimulación eléctrica transcutánea). La mayoría de estos tratamientos están enfocados a reducir los espasmos y dolores musculares, con el objetivo de que se reincorpore a sus actividades diarias lo más cómodamente posible.

Si usted presenta un leve dolor en la espalda y siente que posiblemente haya sufrido de algún desgarre o contractura, éste puede ser tratado con terapias que no necesitan cirugía. Sin embargo, es necesario que conozca algunas señales de alerta que le indican cuándo deberá ver a un doctor para tratar su dolor en la espalda.

Estos incluyen:
  • Debilidad en los músculos de las piernas, inestabilidad al caminar o una disminución progresiva en la distancia que puede recorrer caminando
  • Dolor y entumecimiento que va a lo largo de sus piernas, especialmente si éste empeora cuando estornuda, tose o se sienta
  • Dolor que lo despierta por las noches, o que empeora cuando se acuesta
  • Dolor asociado con fiebre
  • Entumecimiento en los glúteos, alrededor del ano o en el área genital
  • Dificultad para comenzar la micción, no sentir su chorro urinario o éste es muy escaso.
¿Qué sucede si mi dolor continúa presente mucho después de haber sufrido éstas heridas o traumas?

Ciertas lesiones o traumatismos, tales como caerse de las escaleras o resbalarse, pueden algunas veces resultar en dolores que persistan durante varios meses, mejor conocidos como dolores crónicos. Cuando las terapias regulares tales como los medicamentos y los tratamientos físicos no ayudan a mejorar el dolor, existen otros tratamientos a considerar, tales como cirugía en la espalda y terapias crónicas del dolor. Consulte a su médico si percibe que el dolor no desaparece.

Lesiones en los ligamentos

¿Qué son las lesiones en los ligamentos?

Los tendones son las conexiones entre los músculos y los huesos. Los ligamentos que rodean a las articulaciones están formados de tejido cartilaginoso que ayuda a brindar soporte. Cuando un músculo de la espalda se estira de más o un ligamento sufre algún desgarre pueden ocurrir esguinces o desgarres en los soportes lumbosacros. Cuando esto sucede, los músculos en el área lesionada sufren de espasmos,  que actúan como férulas que protegen los ligamentos y las articulaciones para evitar daños posteriores.

Generalmente, las lesiones en los ligamentos ocurren debido a un traumatismo y, dependiendo de la severidad de la lesión, ésta puede llevarse de seis semanas hasta un año para sanar por completo. Un ligamento es sujeto de muchas cosas durante una lesión. Los ligamentos pueden sufrir de esguinces, distensiones, desgarres o simplemente romperse. Los tratamientos existentes para este tipo de lesiones varían.

Los ligamentos que controlan las articulaciones de la espalda pueden sufrir daños debido a una caída accidental, torceduras o resbalones, así como una distensión puede dañar los ligamentos en el tobillo. Un esguince en la espalda generalmente es causado por ligamentos pélvicos estirados o dañados. La causa de los desgarres en la espalda son muy similares a los desgarres en los tobillos, y el tratamiento y tiempo de recuperación deberían de ser los mismos. Un soporte firme en los ligamentos pélvicos podría ayudar a protegerlos de desgarres posteriores durante su tiempo de reparación y fortalecimiento.

¿Cómo ocurren las heridas en los ligamentos de la espalda?

Un desgarre muscular generalmente ocurre cuando los músculos que rodean a la columna se estiran demasiado, levantan mucho peso o se mueven de tal forma que causan pequeños desgarramientos en los mismos. Como consecuencia de éste desgarre en los músculos y ligamentos, ocurre un sangrado a nivel microscópico que se vacía en el músculo, lo que resulta en inflamación y espasmos musculares dolorosos. Muchas veces existe sensibilidad al tacto en los músculos que han sufrido estas lesiones. Tanto el dolor como los espasmos son la manera en la que el cuerpo le indica que existe una lesión muscular, y que ésta necesita atenderse para continuar utilizando dicho músculo.  Por lo tanto, usted deberá  evitar utilizar estos músculos lesionados durante la fase de dolor agudo, y deberá seguir recomendaciones de recuperación tales como descanso, la aplicación de compresas frías y/o calientes o posiblemente dar un masaje leve para ayudar a detener los espasmos.

El daño real que recibe al presentarse un desgarre en la espalda puede variar ampliamente. Los músculos que en los que se apoya la columna vertebral y hacen que ésta se mueva pueden sufrir lesiones; los ligamentos que unen a los cuerpos vertebrales o que encapsulan fuertemente las articulaciones facetarias pueden presentar una torcedura parcial o un leve caso de hernia discal, lo que podría ser la causa del dolor. En cualquiera que sea el caso, el cuerpo humano es capaz de sanar por sí solo, y se puede evitar la cirugía si se sigue el tratamiento adecuado.

¿Cómo puedo prevenir futuras lesiones en los ligamentos?

Las actividades deportivas son la principal causa de lesiones en los ligamentos y de desgarres en la espalda. El calentamiento y el estiramiento son una buena forma de preparar a los tendones y a los ligamentos para cualquier actividad. Tome en cuenta que al realizar actividades deportivas usted deberá de proteger sus ligamentos y deberá de llevar a cabo la técnica correcta para evitar lesiones en la espalda.

El peso es otro factor que contribuye al desgarre de ligamentos en la espalda. Cualquier kilo de más que tengamos le añade presión a la espalda, particularmente en el área abdominal. Este peso extra causa una postura anormal o una inclinación para compensar la acumulación de peso en la parte frontal. También le añade presión extra a las articulaciones y discos facetarios. Los ejercicios aeróbicos que queman grasa, los ejercicios de fuerza que aumentan la masa muscular y los ejercicios como el yoga que se enfocan en aumentar la fuerza en el tronco e incrementar la flexibilidad en el cuerpo, son muy útiles para mantener el peso bajo control.

Conozca más sobre las fracturas vertebrales, un tipo específico de lesión/traumatismo.

Accesos Rápidos 

Autoevaluación
Comunidad
Diario de Dolor
Guía de Discución
Historia Pacientes
¿Médico Correcto?