ESCOLIOSIS Y CURVATURAS ESPINALES


Las curvaturas espinales leves no afectan la vida cotidiana, pero los casos más severos pueden ser muy dolorosos. Recuerda que tienes las opciones suficientes para ayudar a que tu espalda se recupere y puedas continuar haciendo las cosas que amas.

Todas las columnas vertebrales tienen curvas. Algunas curvaturas en el cuello y de las partes inferiores y superiores del torso son normales. Inclusive necesitamos de estas curvaturas para ayudarle a la parte superior del cuerpo a mantenerse balanceada y alineada con la pelvis. Sin embargo, cuando existen curvaturas anormales en la columna vertebral, a éstas se le conocen como escoliosis, cifosis e hiperlordosis, dependiendo de la dirección de la curvatura.

Escoliosis

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis no es una enfermedad, sino un término descriptivo. Se refiere a una curvatura lateral anormal en la columna vertebral. Al verse desde la parte posterior, las vértebras de una columna saludable deberían de conformar una línea recta, pero en los pacientes de escoliosis la columna tiene más bien una forma de “S” o “C”, en vez de una “I”. En casos de escoliosis, pueden presentarse rotaciones adicionales.

¿Qué causa la escoliosis?

Son muchas las causas de la escoliosis, incluyendo deformidades congénitas de la columna (aquellas que se presentan en el nacimiento, ya sea heredadas o causadas por el ambiente), condiciones genéticas, problemas neuromusculares, longitudes desproporcionadas en las extremidades y osteoporosis. La escoliosis también puede presentarse en adultos debido al desgaste relacionado con la edad. Otras causas de la escoliosis incluyen parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular, atrofia muscular espinal y tumores. Sin embargo, más del 80% de los casos de escoliosis se presentan por causas desconocidas.

Tipos de escoliosis
  • Escoliosis degenerativa – este tipo de escoliosis se asocia con la artritis y la degeneración de la columna vertebral. Generalmente empeora con el envejecimiento.
  • Escoliosis congénita – Este tipo se define como la curvatura en la columna vertebral resultado de las malformaciones existentes en los elementos vertebrales. El hecho de que la columna vertebral y la espina dorsal se formen correctamente es en sí increíble, dada  la complejidad del proceso desde una perspectiva embrionaria. La mayor parte de este desarrollo ocurre entre la tercera y la sexta semana dentro del útero (después de la concepción). A pesar de que existen unas altas probabilidades de error, las malformaciones congénitas son extremadamente raras.
  • Escoliosis idiopática adolescente – Este tipo de escoliosis es la más común en América del Norte, afectando a aproximadamente un 5.2% de la población.1 Generalmente se observa durante o después de la adolescencia. Para que un médico pueda diagnosticar y tratar la escoliosis idiopática, éste deberá primero de descartar todas las demás causas de escoliosis. La mayoría de las curvaturas idiopáticas presentes en la adolescencia no son dolorosas, son graduales y presentan una curvatura típica (ejemplo: curvatura torácica hacia la derecha), por lo que el examen neuronal resulta normal. La escoliosis idiopática es más común en las mujeres.
  • Escoliosis neuromuscular – Este término se utiliza para describir la curvatura de la espina dorsal en niños que tengan cualquier otro trastorno del sistema nervioso. Las categorías más comunes incluyen la parálisis cerebral, espina bífida, distrofia muscular, lesiones en la médula espinal, entre otras.
¿Cuáles son los síntomas de la escoliosis?

Existen diferentes síntomas que le ayudarán determinar si usted o alguno de sus seres queridos presentan cuadros de escoliosis.

Si usted nota alguno de los siguientes signos, deberá buscar la ayuda de un profesional médico:

  • Sus hombros tienen diferente altura (uno es más prominente que otro)
  • Su cabeza no está centrada directamente encima de su pelvis
  • Tiene una cadera levantada y prominente
  • Sus costillas se encuentran a diferente altura
  • Tiene una cintura desigual
  • Observa cambios en la apariencia y textura de la piel sobre la columna vertebral
  • Su cuerpo se inclina hacia un lado
¿Cómo se diagnostica la escoliosis?

Una vez que se sospecha esta condición, la escoliosis se puede confirmar a través de un examen de diagnóstico como rayos x, radiografía espinal, examen CT o mediante resonancia magnética. La curva se mide y se determinan sus grados. Generalmente, la curvatura se considera como significativa cuando es mayor a 25 o 30 grados. Se considera que las curvas que exceden los 45 o 50 grados son más severas.

¿Cuál es el tratamiento de escoliosis?

El tratamiento para la escoliosis depende de la curvatura, la edad del paciente y de otros factores. En caso de que se necesite corregir la curvatura, la primera opción generalmente es un aparato. La mayoría de la curvatura presente en la escoliosis no progresa al punto de que se necesite cirugía. Sin embargo, algunas personas presentan casos muy severos de escoliosis, tanto que requieren de cirugía. Gracias a los avances en las tecnologías, la fusión espinal es mucho más fácil de tratar, por lo que usted podrá tener la libertad de realizar sus actividades regulares.

La fusión espinal es la cirugía más común para corregir la escoliosis severa. Generalmente se usa para corregir la curvatura en la columna mayor a 45 grados, o para curvaturas en la espina que no han respondido bien a los aparatos. Existen dos grandes funciones de la cirugía por escoliosis: detener el empeoramiento de la curvatura y para corregir las deformidades espinales.

Cifosis

¿Qué es la cifosis?

La cifosis (una curvatura espinal hacia adelante o “espalda jorobada”) es normal en la columna torácica (superior). También puede presentarse en la columna cervical y en la espina lumbar. Generalmente cuando un médico mide dicha curvatura a través de los rayos x, el rango normal de cifosis es bastante amplio, entre los 20 y los 50 grados. Sin embargo, cuando la cifosis es mayor a los 50 grados, ésta es muy fácil de percibir visualmente y por lo tanto se le considera anormal. La cifosis se presenta más comúnmente en mujeres de edad avanzada, como resultado de la osteoporosis.

¿Qué causa la cifosis?

La cifosis ocurre cuando las vértebras en la columna dorsal adquieren forma de cuña. Esta deformidad puede ser causada por una variedad de condiciones, incluyendo trastornos degenerativos relacionados con la edad tales como la osteoporosis, fracturas en la columna y enfermedad degenerativa del disco, entre otras.

Otros tipos de cifosis

Además de la cifosis relacionada con la edad, existen dos formas comunes de cifosis que son típicas en niños y adolescentes:

  • Cifosis de Scheueremann – Este tipo de cifosis es más común en los varones adolescentes. Se caracteriza por ser una cifosis corta y aguda en la parte media o media-superior de la columna, y puede asociarse con ciertos dolores de espalda. La cifosis tiende a ser rígida (no flexible) al examinarse. Es común encontrar un grado leve de escoliosis entre los adolescentes con cifosis de Scheueremann.
  • Espalda redonda – Este tipo de cifosis se caracteriza por una cifosis lisa y flexible que no se asocia típicamente con el dolor. Esta curvatura se corrige fácilmente pidiéndole al menor que se ponga de pie de forma recta. Estas curvaturas tienden a ser poco severas y se extienden un mayor número de segmentos vertebrales, en comparación con la cifosis de Scheueremann.
¿Cuáles son los síntomas de la cifosis?

Además de causar una joroba en la espalda, la cifosis puede causar dolor en la espalda y/o rigidez y, en los casos más severos, puede afectar los pulmones, nervios u otros órganos. Sin embargo, los casos leves pueden causar síntomas o signos no visibles.

¿Cómo se diagnostica la cifosis?

Normalmente, la cifosis se diagnostica a través de exámenes físicos y de rayos x. Si se requieren más detalles, su médico podría indicarle realizarse un examen CT. En algunos casos, su médico podría requerir que se realice un examen a través de resonancia magnética en su columna, en caso de que se sospeche alguna causa subyacente tales como un tumor o alguna infección que pueda ocasionar dicha curvatura.

¿Cómo se trata la cifosis?

Las decisiones en relación al tratamiento de cifosis se basan en la causa de la curvatura, el grado de deformidad, el riesgo de progresión durante y después del crecimiento (en niños y adolescentes), y la severidad de los síntomas asociados con la cifosis.

Las opciones de tratamiento para la cifosis incluyen la observación, medicamentos, aparatos o cirugía. Generalmente, la cifosis menor a los 50 grados no requiere de tratamientos. La cifosis entre 50 y 70 grados, en donde exista un crecimiento significativo o dolores en la espalda, podría manejarse utilizando aparatos.

Cuando la cifosis es causada por una fractura por compresión vertebral por osteoporosis o cáncer, el tratamiento más común es un procedimiento mínimamente invasivo llamado cifoplastía. Las cirugías tales como la fusión espinal se reservan para curvaturas mayores a los 75 grados, en donde pueda existir peligro de progresión gradual después del crecimiento, o en la edad adulta cuando se presenta pérdida de masa ósea. Los tratamientos quirúrgicos consisten tanto en la corrección de la deformidad a través de instrumentos espinales y la fusión de la porción afectada de la columna, para prevenir la progresión posterior.

Hiperlordosis

¿Qué es la hiperlordosis?
La hiperlordosis (también conocido como “lomo hundido”) se refiere a una curvatura exagerada hacia adentro en la columna lumbar (justo por encima de los glúteos).
¿Qué causa la hiperlordosis?
La hiperlordosis puede ser causada por acondroplasia (causa común del enanismo), espondilostesis, lordosis juvenil benigna (la cual no es médicamente significativa) y osteoporosis, entre otras condiciones.
¿Cuáles son los síntomas?
La hiperlordosis tiende a hacer que los glúteos se vean más pronunciados. En personas con hiperlordosis significativas, se puede apreciar un espacio considerable visible debajo de su espalda baja al recostarse sobre una superficie sólida. Otros síntomas incluyen dolor y molestias en la espalda, así como dificultad para moverse de cierto modo.
¿Cómo se diagnostica la hiperlordosis?
En caso de que se sospeche hiperlordosis, la curvatura deberá de examinarse para ver si es flexible o rígida. Si la curvatura parece ser rígida (no flexible), el médico podría ordenar exámenes de rayos x para determinar el diagnóstico.
¿Cómo se trata la hiperlordosis?
Si la curvatura lordótica es flexible, generalmente no se necesitan tratamientos, puesto que la lordosis no continuará progresando o causando problemas. En algunos casos, especialmente si la curvatura es rígida, la curvatura podría requerir del uso de aparatos en la espalda o cirugía en la espalda, tales como la fusión espinal.

Referencias:
Konieczny MR, Senyurt H, Krauspe R. J Child Orthop. 2013 Feb;7(1):3-9. Epub 2012 Dec 11. Epidemiology of adolescent idiopathic scoliosis.

Accesos Rápidos 

Autoevaluación
Comunidad
Diario de Dolor
Guía de Discución
Historia Pacientes
¿Médico Correcto?